La lucha contra el estigma apenas comienza

28 Oct
Imagen

El estigma afecta el buen desarrollo del tratamiento psiquiátrico

Personas con trastorno mental sufren el rechazo social

La lucha contra el estigma apenas comienza

Especialistas concuerdan en que el miedo y la desinformación son las principales causas de este problema

CAMILA LESSIRE

En el área de Terapia Ocupacional del Hospital Psiquiátrico de Caracas las manos trabajan sin cesar, mientras que las miradas se posan concentradas en cada uno de las creaciones. Entre anime y pinturas Miriam (*), luego de oír su nombre, levanta la mirada y explica con dificultad que está elaborando un juego de baño para Navidad. Detrás de ella, la luz matutina se desborda por una puerta que la separa, luego de un pequeño recorrido, del exterior. De la sociedad.

La distancia que aleja a Miriam del exterior es proporcional a la aceptación que recibe de su comunidad. Un estudio realizado para la revista Psicothema (V.13) de la Universidad Complutense de Madrid, explica que el apoyo social y la salud mental deben ir tomados de la mano al momento de tratar a un paciente. Por el contrario, su deterioro genera impedimentos serios en su mejoría. En el Programa de Salud 2012 del Ministerio del Poder Popular para la Salud señalan que, según cifras de la OMS, alrededor de 450 millones de personas padecen trastornos mentales y de conducta.

Imagen

Día mundial de la Salud Mental

Prudencia González, coordinadora de la Unidad de Psicología Educativa, Clínica y Comunitaria de la Universidad Central de Venezuela (UCV), atribuye al estigma parte de la responsabilidad en el detrimento de las relaciones entre el paciente y las personas que conforman su entorno. “El estigma tiene una base eminentemente social. Es la reacción de los integrantes de un colectivo ante la presencia de un individuo con discapacidad que, generalmente, es víctima del rechazo social”.

Asimismo, para la psicóloga Ana Lucía Marín, el estigma aparece cuando los pacientes se enfrentan con los prejuicios que hay en la sociedad y, en sus actividades diarias, se dan cuenta que existe un rechazo por su condición psiquiátrica. “Cuando alguien sabe que una persona tiene un trastorno mental generalmente siente miedo, duda, y eso le limita las posibilidades de relacionarse. Si la persona está mal es lógico que la comunidad tenga una actitud de temor ante lo desconocido, pero el problema es que esto se proyecte en el tiempo”, indicó.

Según el Artículo 9 de la Ley para las Personas con Discapacidad: “ninguna persona podrá ser objeto de trato discriminatorio por razones de discapacidad, o desatendida, abandonada o desprotegida por sus familiares o parientes”. Vanessa Aponte, psicóloga, aseguró que a través de las comunidades terapéuticas se le brinda psicoeduación a los familiares en pro de la mejoría del paciente.

El miedo

Imagen

Las expertas concuerdan en que el miedo es el factor principal que genera el estigma. Marín aseveró que la mayoría de las personas temen que un paciente con trastorno mental se descontrole y pueda tener actitudes que atenten contra su integridad física. “El descontrol genera agresividad. Son situaciones muy difíciles de manejar. Un paciente en crisis muchas veces requiere de gente que esté formada para atender una emergencia real”.

Lilibeth Peñaloza, directora del Centro de Inclusión Social Juana Ramírez La Avanzadora, adscrito a la Misión Negra Hipólita, explicó que las personas sienten miedo a lo desconocido. El no comprender cómo va a reaccionar el paciente en momentos de crisis es lo que causa temor. Aponte coincidió con Peñaloza, pero agregó que no existe la confianza de que los pacientes psiquiátricos puedan tener un buen desempeño en sus actividades cotidianas.

Psicólogos y psiquiatras, además de investigaciones médicas, aclaran que las crisis en individuos con trastorno mental son esporádicas y que no necesariamente todos los ataques incluyen violencia. “Como tenemos ciertas discapacidades las personas alrededor nuestro nos rechazan porque piensan que somos violentos, agresivos o personas de mal vivir. Pero no es así, si ellos vieran adentro, en los profundo, verían a una persona muy bonita que puede progresar”, sostuvo Miriam, paciente del Hospital Psiquiátrico de Caracas.

Apoyo familiar

Imagen

“Sin la ayuda de la familia es muy difícil poder insertar o incluir a un paciente psiquiátrico. Si el estigma está alojado ahí y los familiares consideran que el enfermo mental es una carga, de entrada se le niega la posibilidad de que pueda estar bien y salir rápido de la crisis”, destacó Peñaloza.

Miriam comentó que el apoyo de su madre es sumamente importante para ella. “Mi mamá lo es todo para mí porque es mi ayuda. Ella, cuando puede, me lleva al hospital y me vigila los medicamentos en la casa”. Por su parte, Juan (*), compañero de Miriam en el Hospital Psiquiátrico, expresó que la ayuda familiar influye bastante. “Me siento apoyado. Tratan de preocuparse por mí y sienten la necesidad de ayudarme. Por eso nunca he sentido ningún tipo de discriminación”.

A su vez, el estudio “Voces del estigma. Percepción de estigma en pacientes y familias con enfermedad mental” de la revista Universitás Medica señala  que aceptar que un integrante de la familia posea algún tipo de trastorno mental es muy difícil, el miedo y la falta de información acerca de lo que implica la enfermedad son recurrentes. Sin embargo, la estigmatización recae en todos por igual. “Cuando entendimos que él tenía esquizofrenia, fue como si la familia quedara en una fotografía, estancada en ese momento. No se ha cambiado desde entonces”, relató una familia que fue citada en el trabajo.

Problemas laborales

Imagen

El Artículo 28 de la Ley para Personas con Discapacidad expone: “Los órganos y entes de la Administración Pública y privada, así como las empresas públicas privadas o mixtas, deberán incorporar a sus planteles de trabajo no menos de un cinco por ciento (5%) de personas con discapacidad permanente, de su nómina total (…) No podrá oponerse argumentación alguna que discrimine, condicione o pretenda impedir el empleo de personas con discapacidad”.

A pesar de que, legalmente, los ciudadanos o ciudadanas con discapacidad deberían acceder al campo laboral, las expertas coinciden en que esta área es la que más estigmatización tiene. “El área laboral es una de las áreas más afectadas por el estigma porque allí la persona tiene que mostrar distintos niveles de desempeño y, es posible, que en alguno de estos aspectos tenga problemas para ajustarse”, aseveró González.

Por su parte, Peñaloza destacó que ha sido a través de la labor que está haciendo el Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (Conapdis) que se logró una apertura para que los pacientes puedan trabajar. No obstante, objetó que estas organizaciones les otorgan este derecho solamente porque “los obliga la ley”.

Sin embargo, Juan dijo que, a pesar de poseer un trastorno mental, no tuvo ningún problema al momento de conseguir trabajo. “No tuve ninguna dificultad, en todos los trabajos he sido recomendado. Siempre me he portado bien y he tenido buenas referencias. De algunos salí por el problema con la enfermedad, pero siempre me atendieron bien los dueños. Siempre tuvimos una buena relación”.

Soluciones

Imagen

Otro aspecto que genera estigma es la desinformación y atacarla es la principal solución a esta problemática. “La psicoeducación es un proceso largo y muy profundo que se debe hacer en las comunidades. Hay que informar a las familias, en las escuelas, los colegios y las universidades”, enunció González, coordinadora de la Unidad de Psicología de la UCV.

Dentro de los objetivos específicos del capítulo 11 para la Salud Mental y las Adicciones del Programa de Salud 2012, está “desarrollar el Sistema de Información en Salud Mental, que contemple la Vigilancia Epidemiológica de las Enfermedades Mentales y Adicciones, sus factores protectores de vida y los factores de riesgo de estas patologías, así como la gestión del programa”. Esto servirá para reforzar las propuestas de campañas informativas que han hecho las organizaciones públicas y privadas de la salud.

Las expertas concuerdan en que es necesario seguir implementando programas informativos que permitan empezar a romper con el estigma y eliminar el miedo. El rechazo social no sólo afecta a los pacientes sino que impide su mejoría, por lo que el trabajo debe comenzar desde el hogar y es tarea de todos.

(*) Algunos nombres fueron cambiados para preservar la integridad de los declarantes

Imagen

Trastornos mentales más frecuentes en América Latina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: