El sistema de salud colapsa por falta de gerencia.

28 Oct

El sector privado de salud atiende el 53% de la población.

Foto tomada del portal web: www.confirmado.com.ve

Foto tomada del portal web: http://www.confirmado.com.ve

La ineficiencia del sector público en materia de salud ha generado que instituciones privadas deban atender más del doble de lo que su capacidad les permite. Esto, junto a regulaciones de precios por debajo de sus costos, puede llevar a las clínicas a un endeudamiento bancario, afirman voceros de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales.

Por: Brunimer Salmerón.

El pasado 26 de Junio fue publicada en Gaceta Oficial N° 40196 la Providencia 294 de la Superintencia de Costos y Precios (SUNDECOP), la cual regula los precios de los servicios de la salud privada. Los expertos coinciden en que el inconveniente no radica en la tabulación de los servicios, el problema es mucho más profundo. El Dr. Enrique Montbrun, Jefe de Salud del Municipio Baruta, explicó que el principal agravante de la situación de la salud en Venezuela es la falta de un sistema compuesto de actores que funcionen de una forma sinérgica. Al no existir una planificación adecuada, ni un ente coordinador que establezca metas definitorias, los organismos no saben cómo actuar y esto se ve reflejado en las respuestas ante las crisis y por ende su efectividad, acotó el especialista.

Para Hipólito García, ex Presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, esta desorganización del sistema genera un solapamiento de funciones. Según el galeno, la idea no es centralizar la salud, pero sí que exista un ente al  cual todos los organismos (tanto públicos como privados: hospitales, seguros sociales, clínicas privadas) rindan cuentas y ataquen sus problemas aunque sean diferentes. El Dr. Enrique López Loyo, miembro de la Academia Nacional de Medicina, defiende que no se pueden copiar modelos de otros países, ya que las epidemias son diferentes y las causas de muertes varían en cada estado de Venezuela.

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud, el gasto total en salud como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) para el año 2011 fue de 5,2 en comparación al 5,8 destinado en 2009.  En este mismo sentido, según cifras publicadas por organismos oficiales, el año pasado el Estado destinó una inversión en el área social de 60,7% del presupuesto nacional. No obstante, estos esfuerzos no han generado el impacto esperado debido a la errada implementación de las políticas, según explicó Hipólito García. Acciones como Barrio Adentro “tienen muy buena voluntad pero son muy desorganizadas”, añadió.

Según la investigación realizada por Yolanda D’Elia, de la organización no gubernamental sin fines de lucro Convite. C.A, sobre “Funciones del Gasto Público en Venezuela”, se recoge que a pesar  de que el gasto público en el bienestar social ha sido constante a lo largo de los años, nunca ha sido suficiente para cubrir las necesidades de la población. Igualmente, la investigación arroja que el gran grueso del presupuesto está destinado al salario de los trabajadores, dejando de lado la inversión en infraestructura, el equipamiento, la dotación y el mantenimiento de las estructuras.

Hipólito García explicó que las áreas de salud con mayor problema son la Secundaria (diagnóstico y análisis) y la Terciaria (hospitalización y quirófano), las cuáles han sido las menos beneficiadas. De acuerdo a convenios con la empresa Philips Argentina, en 2004 se pagó un equivalente a 61 millardos de Bs. por la puesta en marcha de equipos de radioterapia, branquiterapia y medicina nuclear. El Dr. Enrique López, explicó que actualmente muchos de estos equipos se encuentran fuera de servicio, y esto se debe a que fueron colocados en sitios que no estaban acondicionados para los mismos, así como la falta de mantenimiento apropiado. “Sí la inversión en un equipo fue de 1 millón de dólares, necesitas otro millón de dólares en mantenimiento para garantizar que dure por lo menos 8 años”, agregó López.

 Migración al sector privado

“La muerte financia la salud. Un paciente que solo tiene acceso a la salud pública no tiene capacidad para resolver su enfermedad, y es preferible que muera en el acto a llevarlo a quirófano”, denunció el Dr. Enrique Montbrum en referencia a la ineficiencia de los Hospitales y organismos públicos. Según el “Balance de Salud del año 2012 en Venezuela”, publicado por la Red de Sociedades Científicas Venezolanas en enero del 2013, en el año pasado, la red pública de hospitales acentuó su ineficiencia en todos los órdenes. Así lo confirman los indicadores hospitalarios de movilización, utilización, productividad y eficiencia.

Todo esto ha llevado a la migración hacia el sector privado de la salud. Según datos de Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, el sector público atiende el 47% de la población, con unas 47 mil camas; mientras que el sector privado debe atender el otro 53% con 7 mil camas. “Con estas cifras se nos hace imposible atender la nueva demanda, ya que no tenemos la capacidad. El sector privado siempre estuvo acostumbrado a atender el 10% o 15%. La salud sustentada debe ser una ayuda a la salud pública, no atender a más de la mitad de la población”, agregó Hipólito García, ex Presidente de la AVCH.

Roberto León Parilli, de la Asociación de Consumidores (Anauco) explicó que el tamaño del sistema de salud pública no es suficiente para atender a toda la población. Anteriormente trataban a unas 4 millones de personas y ahora deben tratar casi 10 millones. “Se apalancan en el sector privado y sistemas de seguros”, dijo.

 

Regulación de precios y servicios.

Con la aparición de la Providencia 294 de SUNDECOP, que estipula los precios y costos de los servicios médicos, los dirigentes del sector privado de la salud han catalogado la decisión como una acción unilateral y desequilibrada debido a que los “precios no obedecen a la realidad del país”. De no lograrse un acuerdo con el Gobierno, llevará las Clínicas a un peligroso endeudamiento bancario, declaró el Dr. Hipólito García.

García explicó que los precios fueron fijados sin haber hecho un estudio de la estructura histórica de los costos. Estos montos fueron obtenidos luego del análisis de 63.000 facturas del año 2011 a las que se le aplicó un 20% de aumento. En el año 2012 la inflación en el sector salud cerró en un 40% y la inflación en la obtención de insumos médicos se sitúa en un 120% por encima del 2011. Esto aunado a la devaluación de la moneda durante este año 2013, más la inflación del país, hacen que estas regulaciones sean inviables y haya que trabajar por debajo de los costos, añadió el ex Presidente de AVCH.

Según el Dr. Enrique Montbrun,  de los costos totales de las clínicas privadas el 30% es destinado a servicios básicos (agua, luz, aire acondicionado, plantas eléctricas, etc), un 35% se gasta en insumos y materiales (el 90% de los insumos médicos son importados) y el restante se utiliza para honorarios médicos y personal de la clínica.

El Dr. Enrique López estima que las clínicas seguirán trabajando hasta que ya no puedan sostenerse. Para el patólogo, las áreas más afectadas son aquellas que requieren más tecnología y también de insumos médicos como terapias intensivas y quirófanos. “Muchos laboratorios de análisis han dejado de trabajar porque no consiguen los químicos para procesar la sangre o realizar las biopsias. Por falta de insumos estamos volviendo a tratar con técnicas que se encontraban en desuso, y esto lo que hace es agravar la morbilidad de las enfermedades”, acotó.

Para esta investigación se intentó contactar a voceros del Ministerio del Poder Popular para la Salud pero se rehusaron a dar declaraciones. Una fuente extraoficial, de la Dirección de Hospitales, informó que el Ministerio no participó en estas discusiones (sobre la Providencia 294), pero que a raíz de su publicación han empezado a actualizar la Ley de Clasificación de Clínicas Covenin 2339 vigente desde el año 1987. La misma saldrá en Gaceta Oficial el año entrante.

Roberto Léon Parilli, de ANAUCO, manifestó que esta regulación llevará al desabastecimiento y escasez de insumos médicos por la falta de dinero para la reposición de inventario. Concluyó que las complicaciones en materia de salud pública no pueden resolverse bajo un escenario político. “Esto es un problema que afecta la vida de las personas. No nos podemos permitir el desabastecimiento en el área de salud. Se puede esperar por un pote de leche, pero por la salud no”, añadió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: