El Cine Venezolano lucha por convertirse en una Industria rentable

5 Oct

Según datos del CNAC en los últimos 5 años se han estrenado casi 60 películas.

El Cine Venezolano lucha por convertirse en una Industria rentable

Edgar Ramirez en El Libertador. 2013

Edgar Ramirez en El Libertador. 2013

De acuerdo a  expertos el cine nacional va por un camino importante. Una gran política gubernamental, según declaraciones del Presidente de la Cinemateca Nacional, ha incentivado la producción de películas en los últimos años. Pero problemas tecnológicos, falta de capacitación de personal, débiles campañas publicitarias y de exposición siguen produciendo películas que “van a la perdida”.

Por Brunimer Salmerón.

Para el año 2006 se estrenaron 11 películas venezolanas entre documentales y del género de ficción. Durante los años siguientes se mantuvo una constante de 10 a 15 películas con sello venezolano en las carteleras de cine, pero el 2013 se proyecta excepcionalmente fructífero donde el CNAC pronostica el estreno de unas 30 películas. Esto arroja la pregunta: ¿Se está convirtiendo el Cine Venezolano en una verdadera Industria? Para los expertos, hay opiniones encontradas.

El cine venezolano desde sus comienzos a principios del Siglo XX ha atravesado por períodos de gloria y de declive. Durante los años 60 y 70 las carteleras de cine estaban inundadas de producciones nacionales exitosas, como “Cuando quiero llorar no lloro” del Director  Mauricio Walerstein y  “El pez que fuma” de Román Chalbaud. Pero para la década de los 90 el Cine Venezolano vivió un período de oscuridad que estrenaba a lo sumo una o dos películas al año según estadísticas de la Cinemateca Nacional. Sin embargo, a partir del año 1994, con la creación del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) y la posterior modificación de la Ley de Cinematografía Nacional en el año 2005, el número de producciones ha crecido vigorosamente.

Según Javier Sarabia, Presidente de la Fundación Cinemateca Nacional, el cine venezolano se consolida y avanza hacia la constitución de una Industria de Cine, y gracias a la modificación de la Ley de Cinematografía Nacional en 2005, hay mucho más dinero destinado a la producción cinematográfica. En el artículo 40 de la Ley de Cine se establecen los parámetros para incentivar la producción de obras venezolanas, así como subsidios y estímulos. No obstante, el Presidente de la Cinemateca Nacional, esta consciente que aún existen muchas carencias como la falta de tecnología apropiada, personal técnico capacitado y herramientas técnicas suficientes para los procesos de postproducción que deben ser realizados fuera del país.

La producción de Cine es un proceso muy complejo que abarca cuatro grandes campos: la preproducción, la filmación, la postproducción y por último la estrategia de promoción. El adecuado manejo de estas fases es lo que dará como resultado una película exitosa. Para Juan Carlos García, productor y Profesor de Comunicación Social mención Audiovisual de la Universidad Católica Andrés Bello, es necesario que las pautas de conducta y mercadeo cambien.  “La Industria no es solo hacer cine, sino como lo haces” agregó al referirse a la comercialización antes y después de la proyección. La inversión para poder filmar una película es muy grande. En Hollywood el presupuesto de un gran estreno ronda los 200 millones de dólares, donde un 50% esta destinado al mercadeo y la publicidad, según declaraciones de Nikki Finke jefe de editores del sitio de Internet Deadline.com para el portal de noticias de la BBC.

En Venezuela el presupuesto que se destina a las películas nacionales de acuerdo a los datos del CNAC es de unos escasos 7 millones de bolívares. A simple vista es imposible competir con las grandes campañas publicitarias de las películas estadounidenses, sin embargo, Juan Carlos García, profesor de la UCAB, explica que es necesario hacer un buen trabajo de preproducción para que no se desperdicie dinero y una vez estrenado el film, se debe seguir con la comercialización del producto audiovisual como sería la elaboración de DVD y la venta a los canales a TV privada.

Esta experiencia se apreció y contabilizó en unos de los films más vistos entre 2005-2012 “La Hora Cero” estrenada en Octubre del 2010 y que tuvo casi un millón de espectadores recaudando 17 millones de bolívares como lo reflejan las estadísticas del CNAC. Según estudios del departamento audiovisual de la Universidad Andrés Bello, estas cifras se deben en gran medida a la fuerte e innovadora campaña publicitaria que se realizaron en los diferentes medios de comunicación antes y después de su estreno. El elenco y equipo de producción de “La Hora Cero” realizó incontables visitas a radio, prensa y televisión, así como giras por diferentes Universidades a nivel nacional mostrando el “Making Of” (DVD que recopila el tras cámara) de la película y explicando como había sido el rodaje de la misma. Algo completamente nuevo en el mundo de la comercialización de las películas en Venezuela.

 

Un aspecto fundamental que destacó la investigación sobre “La Hora Cero” fue la colocación estratégica de 45 copias de la película para su estreno simultáneo en los principales cines del país. Javier Sarabia, Presidente de la Cinemateca Nacional, explicó como algunas películas venezolanas solo hacen 4  copias para ser distribuidas en las diferentes salas de cine. Este pequeño número compitiendo contra las grandes películas Hollywoodenses –e incluso otras venezolanas- ocasiona una batalla desigual. No obstante, una planificación adecuada en la cual se destinen fondos para la promoción desde el inicio de la producción, ayudará a que su exposición sea mayor.

Reconquistando la Audiencia.

A pesar de todas las dificultades que aún rodean al cine nacional, poco a poco las audiencias han empezado a visitar las salas de cine para disfrutar de obras con sello venezolano. De acuerdo a cifras del CNAC para el año 2012 casi 2 millones de personas pagaron una entrada para ver un estreno de una película venezolana. Esto demuestra que los temas tratados en la pantalla atraen al lector y lo hacen identificarse con el mismo. Sin embargo siguen existiendo grandes críticas a las temáticas de los guiones. “Me rehúso a creer que todo lo que hay en Venezuela son malandros, armas y drogas”, comenta Vladimir Castillo, cineasta y profesor de audiovisual de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (UNEARTE). Según estadísticas del CNAC entre las películas más taquilleras desde el 2005 al 2012, las más vistas fueron “La Hora Cero”, “Secuestro Express” y “Piedra Papel y Tijera”. Tres films que tratan una vez más la problemática social venezolana.

secuestro express foto

Escena de la película venezolana “Secuestro Express” 2005.

Para Rafael Gil, protagonista del largometraje “Libertador Morales, el Justiciero” y Jefe de Programación de la Cinemateca Nacional, el hecho de que se están haciendo más películas no significa que todo este bien. Aún así, resalta la importancia que tienen el CNAC y la Villa del Cine (complejo cinematográfico con el apoyo del gobierno) como instituciones que ayudan a que los tiempos de producción se acorten y se abran otras posibilidades a nuevos y viejos cineastas, que anteriormente no contaban con los fondos para filmar una película. En este sentido, el profesor Vladimir Castillo plantea la pluralidad y mixtura de propuestas: “No hay apoyo para los documentales, ni los cortometrajes, ni mediometraje. El CNAC debe hacer una mixtura de evaluación de los temas”

Inversión Privada

Las políticas gubernamentales han ayudado en gran medida al aumento de producción de cine nacional, no obstante la inversión privada en películas y las producciones independientes se ven en muy poca medida. Para Juan Carlos García, profesor de la UCAB, la inversión privada se ve afectada por dos grandes razones: la inestabilidad política y económica del país; y el tiempo en que se tendrá el beneficio económico. Por ello muchos inversionistas prefieren la televisión o comerciales.

Hacer películas sin financiamiento del Estado es una tarea muy complicada pero no imposible. Franciso Victoria, cineasta nativo de República Dominicana pero formado en Venezuela y actual profesor de la UNEARTE, se encuentra rodando su película. “Presenté mi guión al departamento de cultura de la embajada de República Dominicana y me lo aprobaron. Nunca he tenido suerte en el CNAC”

El Cine llegó para quedarse.

El cine venezolano ha logrado una buena aceptación en el extranjero. En el año 2011 “La Hora Cero” ganó el premio del público en el Festival de Cine de Los Ángeles, y “Hermano”, del Director Marcel Rasquin, se llevó el reconocimiento como Mejor Película en el Festival de Moscú, por mencionar algunas.

Según Juan Carlos García, profesor de la UCAB,  dejar de ser un intento de Industria y posicionar a Venezuela junto a los grandes del cine Latinoamericano, como Argentina y México, requiere hacer más énfasis en la comercialización del producto audiovisual y su promoción. Convertirlo en una marca que pueda ser capaz de competir con otras películas. Para el profesor Vladimir Castillo “No hay industria, porque no se puede hacer cine con una Ley, donde todas las películas son subsidiadas y se va a la perdida”, es necesario que la inversión privada y el gobierno trabajen en conjunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: